GET 10 € OFF IN YOUR 1st ORDER. CODE QOC10      - SEE ALL VOUCHERS HERE -

Sencillez y sobriedad en los trajes de la Alta Edad Media

julio 07, 2017

Sencillez y sobriedad en los trajes de la Alta Edad Media

Durante la época de la Alta Edad Media destacan las confecciones de trajes medievales sobrias y sencillas, las cuales serán víctimas de la drástica evolución textil que tendrá lugar al comienzo de la Baja Edad Media.  Os contamos en este primer post en que consistían estos trajes.

-          Los trajes medievales femeninos utilizaban grandes prendas superponiendo  diversas capas, sin apenas decoración, como signo de modestia y sin ajustarse a la silueta femenina. Encontramos faldas acampanadas y de vuelo, sujetas mediante un cinturón bajo el pecho para realzar esa zona y con un escote alto. Debido a la inexistencia de los botones, normalmente las prendas se tenían que sujetar mediante broches y hebillas. Además, las mujeres, no se presentaban en público sin un “tocado” en la cabeza; un velo de lino en el caso de  mujeres de bajo estatus social, o más sofisticados, con hilo de oro en las mujeres de mayor clase social.

 

Boda medieval.

-          La vestimenta masculina medieval era una mezcla entre los trajes romanos de la antigüedad y los trajes de las poblaciones bárbaras, donde predominaba la superposición de un gran número de capas de tela,  que se denominó como “traje de la conquista”.

Sabemos que era común el uso de la túnica corta, conocida por los francos como gonela. Esta prenda era utilizada por encimas de otras capas de lino como la camisia y bajo ambas, otra capa denominada como bracae, con el objetivo de cubrir todas las extremidades del cuerpo.

En relación a los trajes militares, dejaban mucho que desear en comparación a la vestimenta militar romana, dejando atrás todos los avances textiles que el Imperio desarrolló y que perdió con las constantes crisis de los siglos II y III en Roma, que impidió  la creación de tan costosa vestimenta. Como consecuencia, en los primeros siglos de la Edad Media la fabricación de la armadura de malla decayó, siendo utilizada exclusivamente por reyes, príncipes y caballeros.