GET 10 € OFF IN YOUR 1st ORDER. CODE QOC10      - SEE ALL VOUCHERS HERE -

La mujer medieval ¿presumida o pecaminosa?

septiembre 11, 2017

La mujer medieval ¿presumida o pecaminosa?

En el post de hoy os voy a contar datos curiosos sobre la belleza y los cuidados personales de las mujeres en la Edad Media. ¿Podía una mujer ser considerada pecadora por utilizar algo de rubor en sus mejillas?

 

Durante este largo periodo histórico se formó en la sociedad un ideal femenino que apostaba por las mujeres de cabello rubiopiel blanca y pálida, mejillas y labios de color rojo, cejas en forma de arco, y el cuerpo totalmente exento de bello. La moda medieval obligaba a llevar  accesorios como espejos, polvos blancos, peines o limas. Tanto hombres como mujeres solían guardar un espejo colgado de la cintura, o escondido bajo el sombrero.  Utilizaban pelucas y postizos que fabricaban con cabello de personas fallecidas.

Peine medieval encontrado en Pamplona.

La postura cristiana consideraba los cosméticos algo pecaminoso y peligroso pues suponía el exhibicionismo y el narcisismo de la persona. Considerado como una gran ofensa de las mujeres por no mostrarse conformes con los atributos con los que Dios las creo. Además, tanto el campesinado como otros grupos sociales, no se preocupaban apenas por el cuidado de su cuerpo ya que lo consideraban tan solo un medio para transitar por la vida antes de fallecer y alcanzar el paraíso.

Psalterio de Lutrell. Dama acicalándose con un espejo sujeto por su sirvienta.

Un elemento que acompañaba siempre a los trajes medievales, eran los tocados en el cabello y sus diferentes peinados:

  • Al principio, predominaba la vida cristiana, donde los tocados y cuidados personales pasan a un segundo plano considerado como algo frívolo y pagano. Predominan los velos que cubren la cabeza. Mientras el pelo se recoge en rodetes o trenzas. Era muy común la utilización de la crespina.

 

 

                              Velo                                                Crespina

  • Siglos después aumentara el interés por los cuidados personales y la creatividad a la hora de realizar distintos y diversos peinados. Los tocados medievales o pelucas comienzan a tener más volumen y se decoran mediante hilos de plata o perlas que caen en la frente o preciosas diademas o coronas medievales. El peinado principal eran dos trenzas recogidas hacia atrás ocultadas bajo la cofia. Trenzarse el cabello, suponía el paso de la niñez hacia la edad adulta.

 

          Tocado Mariposa Siglo XIV                                  Tocado de Henin

Con las  cruzadas de Oriente, comienza la exportación de cosméticos. Su utilización tenía como objetivo el ocultar las marcas formadas en la piel por epidemias (peste bubónica, viruela). Las mujeres buscaban alcanzar el ideal de belleza con diferentes métodos. Entre sus trucos destacan:

  • Para conseguir un cutis pálido se colocaban sanguijuelas en la piel.
  •  Utilizaban un desodorante fabricado mediante una mezcla de hojas de laurel, calaminta, ajenjo e hisopo.
  •  Empleaban tratamientos para adelgazar, por ejemplo, mediante la fricción del cuerpo con un cepillo, retirándose a salas donde sudar y terminando con un baño frio. 
  • Se untaban en los labios miel para darles volumen y brillo mientras  se enjuagaban las encías con vino templado. Los labios carnosos formaban parte del ideal femenino.
  •  En cuanto al maquillaje, fue muy diferente en cada lugar de Europa. Entre las prostitutas, el producto principal era el colorete rosado sobre las mejillas. Las italianas preferían utilizar un maquillaje más natural acorde a su tono de piel. En cuanto a las sombras de ojos, utilizaban colores como el verde, azul o marrón que se aplicaban en el parpado superior. También utilizaban un perfilador negro para destacar la mirada.
  •  Las cejas eran curvadas y muy finas. Algunas mujeres preferían depilarse la ceja completa para parecerse más a las efigies de la antigüedad.
  •  En el caso de la depilación, las mujeres tenían a su disposición pinzas, pero sobre todo utilizaban cal viva y arsénico. Muchas mujeres se depilaban el nacimiento del cabello para simular una frente más ancha.

Para finalizar y como curiosidad, el perfume pasa a ser un complemento medieval para la realeza. El primero y más famoso fue fabricado con base alcohólica y aceites esenciales, creado en 1380 y regalado a la ya anciana de 72 años la Reina Isabel Piast de Hungría, conocido como “El agua de la reina de Hungría”.

                                   Reina Isabel Piast de Hungría (1305-1380)